Hola a todos! Cómo van??? Después que los dejamos en Calafate volamos hacia Ushaia, la ciudad más austral del mundo. Allí estuvimos solo un día para preparar el equipo para el real desafío: La isla Navarino.

Así es que al día siguiente nos dirigimos al puerto de Ushuaia y allí aboradamos un gomón que, 40 minutos después cruzando el canal de Beagle, nos dejaría en la isla…

Ese mismo día arrancamos una paret del recorrido y llegamos a un dique donde podríamos hacer noche. Milagrosamente el sol brillaba.

Al día siguiente arrancamos la travesía propiamente dicha. Lo que nos costó subie al cerro bandera!!!! el sendero serpenteaba por el medio de un bosque hasta llegar a la cima desde donde se veía Puerto Williams, el Canal de Beagle y Ushuaia. Seguimos el camino de montaña y nos internamos en el interio mismo de los Dientes:

Los dientes

Finalmente, después de casi 5 horas de marcha por el techo de la isla llegamos a la Laguna el Salto, nuestro primer lugar de acampe:

Laguna el Salto

Al día siguiente nos despertamos a las 8, desayunamos nuestros cereales y a eso de las 10 ya estabamos de vuelta caminando con la casa sobre nuestras espaldas. Cruzamos tres pasos de montaña por un paramos de piedra barrida por el viento y divisamos al otro lado el cabo de Hornos, el último pedazo de tierra antes de la Antártida.

El Cabo de Hornos desde el paso Australia

FInalmente llegamos a unlugar paradisíaco… la Laguna Escondida, encerrada entre paredones de piedra. Esa noche divisamos un cometa y el cielo estallaba de estrellas…

Laguna EscondidaCometa

Al día siguiente seguimos camino hasta llegar a la laguna Martillo dónde descansamos junto al fuego. Los paisajes de este lugar son únicos, y lo más increíble es que están en estado salvaje. Muy poca gente ha pasado por aquí y se lo puede notar en lo poco marcadas que están las sendas. Casi todo el tiempo teníamos que ir campo traviesa siguiendo las pinturas de los árboles y los apilamientos de rocas llamadas pircas.

Después de laguna Martillo nos tocaba nu día bastante complicado dado que teníamos que subir a los alto de una montaña y cruzar un paso. El tema se complicó cuando comenzó a llover y tuvimos que ersguardarnos bajo una roca gigante. De todos modos estabamos empapados a la espera que aclare porque con ese tiempo no opdríamos cruzar la montaña…

Bajo la piedra

Finalmente el cielo se abrió y nos dió unas horas para que pudieramos subir y cruzar el paso. Al llegar a la cima un páramo de rocas se extendía ante nosotros y un silencio abrumador nos rodeaba. Mientras tanto una tormenta negrísima nos pisaba los talones. Luego de 6 horas llegamos a nu bosque donde pusimos nuestra carpa, armamos un fuego y secamos nuestra ropa. Estabamos totalmente empapados (y embarrados)

Al otro día salimos para Puerto Williams a través de un bosque alucinante. Tuvimos la suerte de llegar a la ruta que una camioneta pase. Felizmente no tuvimos que caminar los 10 km hasta Williams.

Paramos en un Hostal (Pusaki) y al día siguiente partimos a Ushuaia. Al poner un pie en el continente nos embargaba la alegría de la tarea cumplida, el desafío completado. Fue durillo pero valió la pena.

Pasamos dos días super tranca en Ushuaia donde conocimos gente super interesante. El domingo por la noche, nuestro vuelo partió hacia Baires… final de esta aventura…

One thought on “Más allá del fin del Mundo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s